Salvador Martín y Benigno Azabal
 
Colmeneros tradicionales

Salvador Martín y Benigno Azabal, entre otras muchas cosas son colmeneros. No es que vivan de este trabajo, ya que el número de colmenas que poseen es testimonial, pero sí es cierto que todavía recolectan la miel de manera tradicional.

Sus colmenas están hechas de corcho, a la vieja usanza, ya que hoy día se utilizan industrialmente cajas de madera, que dan más producción.

Tanto Salvador como Benigno son vecinos de la alquería de Cerezal, cercana a Nuñomoral, al que pertenece.Paisaje de Cerezal donde Salvador Martín y Benigno Azabal tienen sus colmenas tradicionales  de corcho. Pinares, monte bajo y jaras, dan una magnífica miel.

Se halla ubicada Cerezal en la confluencia de dos ríos, el Hurdano y el Malvellido, a 600 metros de altura.

Finales del verano es la época adecuada para proceder al castrado de las colmenas, operación que consiste en extraer la miel de las colmenas anualmente.

Como es de suponer este suceso molesta bastante al panal de abejas, que muestra su enfado atacando al invasor de su colmena. Por ello, para castrar una colmena, hace falta un equipo especial para la ocasión, sobre todo una carilla.

Paisaje de Cerezal donde Salvador Martín y Benigno Azabal tienen sus colmenas tradicionales de corcho. Pinares, monte bajo y jaras, dan una magnífica miel.Cerezal

El equipo para castrar

Se compone esencialmente de tres prendas: la carilla, una especie de máscara que el colmenero se coloca encima de la cabeza, de la que cae por detrás una tela gruesa que rodea el cuello, y por delante y los laterales tiene una fina tela metálica que sirve para protegerse la cara de las picaduras de las abejas, rabiosas por el atraco de su miel.

Un mono enterizo hasta el cuello, pues en su constancia, las abejas buscan un resquicio por donde atacar al que las molesta. Y unos guantes para las manos.

La colmena de corcho

La colmena tradicional de corcho se compone de cuatro elementos que la forman. El cuerpo de la colmena es un cilindro de corcho cocido, que se une entre sí por medio de los viros. Son unos palitos puntiagudos que sirven para unir los extremos del cuerpo de la colmena entrelazando sus aristas.

Las colmenas se suelen colocar sobre unos bancales de piedra lisa de pizarra: son los sientos. En la parte inferior de la colmena se hace un rebaje a modo de piquera, el alabiau, para el trasiego de las abejas. Por dentro se colocan una serie de palos cruzados a diferentes alturas, que serán el sostén de los panales que construyan las abejas. Son los juice, también conocidos como maliebres.

La colmena se cubre con una plancha de corcho redondeada llamada cobija, que sirve para aminorar el efecto de las lluvias. La cobija se asegura al cuerpo de dos formas: las viras y el barro. Las viras son unos clavos de madera puntiagudos que fijan la cobija al cuerpo de la colmena.

El castrado de la colmena

Al finalizar el verano se procede a castrar las colmenas.

El castrado consiste en sacar la miel cortando parte de los panales que a lo largo de la primavera y el estío las abejas han ido construyendo como almacén de alimentos para el invierno venidero.Castrado de una colmena tadicional de corcho

Primeramente se procede a quitar las viras que sujetan la cobija al cuerpo de la colmena.

Una vez levantada, se rocían los panales con agua o en otros casos con un poco de humo, para que las abejas tiendan a irse a la parte más baja de la colmena y salir por el alabiau.

Castrado de una colmena tradicional de corcho (extracción de la miel).Salvador Martín. Cerezal

Con una navaja, cuchillo o similar, la castraera, se van cortando los panales de cera con la miel dentro.

Si ha sido buen año las celdillas de los panales estarán repletas, casi desbordadas. Si, por el contrario, la colmena no ha tenido buen año, se puede dar la circunstancia de que tenga celdillas de cera vacías.

Una vez cortados los panales con la miel dentro se procede a recolocar las viras, clavándolas de nuevo, y se hace el barro que selle por los laterales la cobija al cuerpo de la colmena.

Después de cortados los panales, se centrifuga manualmente, o simplemente se deja que pausadamente vaya fluyendo la miel en el recipiente donde estén colocados los panales.

La miel tiene una propiedad, derivada de su densidad, que hace que cualquier impureza, al paso de unas horas, sea llevada a la superficie del recipiente, y pueda ser limpiada con suma facilidad.

Prototipos

Tanto Salvador Martín como Benigno Azabal son prototipos de los hurdanos abiertos y habilidosos. Ellos me mostraron amablemente todo el proceso de castrado a la vieja usanza de las colmenas de corcho.


Colmenas  tradicionales de corcho, selladas con barro desde el año anterior. Salvador Martín. Cerezal

Colmenas tradicionales de corcho, selladas con barro desde el año anterior. Salvador Martín. Cerezal